El presente de las Humanidades en la Universidad

Integrado en el Congreso latinoamericano de filosofía de la educación, “Universidades en cyberdemocracia” convoca a dos mesas de ponencias intituladas: Las humanidades en la Universidad. Las mismas tendrán lugar los días jueves 21 (Salón Maggiolo) y viernes 22 de marzo (Salón Espínola), a partir de las 13 y 30 horas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Adjuntamos en lo que sigue la nómina de ponentes y los resúmenes que se incorporarán en dichas mesas.

Luego de las ponencias habrá un espacio para debate y discusión de propuestas relativas a la coyuntura del mismo.
 
Por más información ver: http://2docongresofilosofiadelaeducacion.blogspot.com/

Resumen de conjunto de las mesas Las Humanidades en la Universidad

Por el contexto, la relevancia y  los fines del Congreso latinoamericano de filosofía de la educación entendemos pertinente la existencia de un espacio teórico específico en torno a la universidad, la profesión universitaria y en particular a las Humanidades.

El contexto de la crisis de los Estado-Nación abre la discusión sobre el marco en el que se sitúa la autonomía de la universidad moderna. Considerar la reflexión sobre la universidad se impone por su gravedad no solo a raíz de las transformaciones implicadas por los desarrollos tecnológicos en comunicación constituyentes del escenario mundial en el que se inscriben las universidades, sino también a consecuencia de la avanzada del negocio educativo, descendencia de la ideología neoliberal de las tres últimas décadas, que extiende su dominio a través de sonadas reformas como el Plan Bologna o la vernácula  Segunda reforma universitaria. De este modo el título Las Humanidades en la Universidad nos remite principalmente al pensamiento sobre el estado de los estudios y enseñanzas desplegados desde las humanidades en vista de las perspectivas que la globalización y el desarrollo de tecnologías de la comunicación hacen gravitar sobre la condición universitaria.

Por otra parte el pensar la idea de universidad, que conlleva una cuestión nuclear como el de la autonomía en su relación con la soberanía moderna, implica la reflexión sobre la propia reflexión. Es decir, sobre las condiciones de posibilidad en las que el pensamiento sobre el hombre asume su relación con la crítica. En este sentido es que Las Humanidades en la Universidad apunta a la reflexión teórica desplegada desde la filosofía sobre algunas cuestiones que incumben a la idea de universidad, al tiempo que asume el pensar desde las Humanidades en su particular vínculo con la crítica y la virtualidad, que corresponden a su hacer lugar.

Resúmenes

1ª Mesa Salón Maggiolo Jueves 21 de marzo, 13 y 30 h.

Humanidades, disparidad, utilidad, gasto
Fernando García

Aulo Gelio entendió en el siglo II d. C. que el término latino humanitas no era otra cosa que una traducción de lo que los griegos llamaban paideia. En el siglo XIX cuando se intenta traducir al alemán el libro de J. S. Mill "A system of logic..." y su apéndice dedicado a la inducción en las llamadas "moral sciences",se propone el término "Geisteswissenschaften", que llega al español como "ciencias del espíritu". Intentamos pues, suscintamente restituir una dimensión de las humanidades que pueda verse librada de la carga positivista del modelo de las ciencias (naturales) a la luz de la aporia de los conceptos de utilidad y de gasto analizados por George Bataille.


En torno a escuela, cárcel, crisol
Alma Bolón

Las perspectivas teóricas que, asociando escuela y cárcel, señalan su común estructura opresiva han conocido cierta difusión entre nosotros ( lo que no siempre excluye un esquematismo aplanador). En cambio, las concepciones que encuentran tanto en la institución escolar como en la carcelaria una común posibilidad de emancipación son prácticamente inaudibles, hoy en día. Con el declarado propósito de reivindicar el "encierro" universitario, el presente trabajo reflexiona en torno a la metáfora del "crisol", y a los sentidos que adquiere en algunos textos, en particular aquellos de origen carcelario, como lo es Reportaje al pie del patíbulo, del resistente checo Julius Fucik.


Sobre las políticas educativas en el ámbito universitario
Lía Berisso

Un problema por lo menos grave de nuestra educación universitaria es que no aparecen suficientemente marcados los objetivos que el demos universitario persigue.

El problema de lo que C.P.Snow llamó “las dos culturas” pasó a ocupar un lugar central en el seno de la globalización. . Hay un término “capital humano” que se ha introducido en nuestro discurso. La universidad es (o debería ser) un lugar central de formulación y desarrollo de nuestra cultura. Lentamente el perfil del egresado se va confundiendo en el seno de las políticas eficientistas. En la práctica, se genera un alto número de universitarios desarraigados, cuyo éxito puede medirse en moneda corriente y se configura una política educativa vergonzantemente ‘utilitarista’ en el más pedestre sentido del término. Ella es fruto en no pequeña parte del desprestigio de las Humanidades y la adopción de criterios de competitividad, en la búsqueda de la producción del “capital humano”.

Las Humanidades como profesión
Rodrigo Carballal

En el marco de la reflexión académica sobre la educación desde una perspectiva filosófica, la propuesta de trabajo estriba en un análisis del lugar de la Universidad y, específicamente, de las Humanidades en el seno de aquella. Tal análisis se hace relevante en virtud de la actualidad uruguaya, concretamente a raíz del cuestionamiento gubernamental tanto de la autonomía universitaria como del papel de las Humanidades en vistas de un giro hacia las tecno-universidades, aspectos que a su vez suscitaron la actualización de la falsa oposición tecnología-humanística en un reciente debate difundido en la prensa nacional durante el año 2012.


El título de la exposición alude implícitamente al de una célebre conferencia de Max Weber: La ciencia como profesión. En ella el pensador alemán opone vocación y profesión en el marco del “dilema de la racionalidad capitalista”, cuya matriz económica y social se traduce en la conversión del intelectual en trabajador asalariado y en la hiperespecialización de las ciencias. En La universidad sin condición Jacques Derrida en cambio hace énfasis en la profesión por encima del oficio, entendida desde el compromiso que implica la declaración abierta y pública de todo profesar en tanto acto. En consonancia con el enfoque derrideano se defenderá la incondicionalidad de la Universidad, y de las Humanidades en particular, como espacios de abono crítico y deconstructivo, en pos de la fertilidad del derecho a decirlo todo con autonomía plena de los criterios, decisiones y estrategias político-económicas extraños a su índole, y como forma de constituir unas Nuevas Humanidades donde la posibilidad de enunciación crítica sea ilimitada. Lo expresado no implica una clausura, sino, por lo contrario, una apertura también incondicional, que se fundamenta en su misma condición incondicionada, es decir, abierta.

2ª Mesa Salón Espínola viernes 22 de marzo, 13 y 30 h.

Autonomía y ultranomía: la universidad post-tecnológica
Ricardo Viscardi

El texto de Lyotard destinado a la situación del saber en el año 1979 ponía de relieve la crisis de la legitimación autonómica de la universidad. Desde entonces la legitimación pragmática que sustituye a aquella legitimidad trascendental del sujeto ha ganado credenciales universitarias, en particular a través de la disolución informativa del saber en la tecnología. Sin embargo, en cuanto la tecnología sostiene su desarrollo en la creciente convergencia de los sistemas de información, el procedimiento propio a un canal cristaliza la legitimidad pragmática del saber. Contraponiéndose a una legitimación procedimental, la ultranomía  se ve convocada por la propia supeditación de la academia a la mediatización, en cuanto se multiplican destinos y trascendencias de particulares.

De Identidad, Filosofía y Universidad
Damián Baccino

Desde la fundación de Constancio II en Constantinopla, la Universidad ha sido conducida por el carro de la Filosofía. En nuestros días, la filosofía universitaria ha ido absorbiendo vicios extraños a sus posibilidades y a su paso ha ido alejándose de sí misma, hasta olvidar la “entidad” de su “identidad” y caer en el vacío aporético de su uni-versus.  

Justicia, infinito y universidad
Elías Emir Pérez

Jacques Derrida ha hablado del potencial virtual de la universidad, y especialmente de las Humanidades, que irrumpe en la apertura histórica (hacia un por-venir y no un futuro programable). Es en este sentido que dicho filósofo dice: No se puede renunciar a la revolución sin renunciar al acontecimeinto y la justicia. Tomando en cuenta la historicidad de la ley y su performatividad correlativa de una responsabilidad por los discursos profesorales, la idea de justicia de raices levinasianas, cobra un lugar determinante en el pensamiento de Derrida en el momento de explicitar la faz ética y política de la deconstrucción (como crítica hiperbólica). Para Emmanuel Levinas la relación con el otro se encuentra condicionada por la distancia original que establece una separación infinita, un más allá de lo Mismo. Derrida por su lado entiende la justicia como relación con lo infinitamente otrPresente universitario y conflicto de racionalidadeso, coincidente con un acontecimiento que solo puede ser imposible.


Las mesas que se realizarán representan la continuidad de otras actividades en la UdelaR, que pretenden profundizar el pensamiento sobre la Universidad y las Humanidades. Sobre el coloquio de filosofía de la universidad Presente universitario y conflicto de racionalidades desarrollado en Montevideo en el año 2010, se podrán encontrar los trabajos presentados en el siguiente link: http://entre-dos.org/node/9